Higiene en el aula

La higiene es muy importante tanto para la salud como para
la imagen personal.

Sirve para proteger al niño de los microorganismos patógenos
presentes en el ambiente.
No sólo abarca el ámbito personal de cada uno, sino que
trasciende a su entorno y puede suponer una manera de mostrar nuestro respeto
hacia los demás. Está muy relacionada con la etiqueta social también.
Para una buena higiene en el aula hay que tener en cuenta
los siguientes factores:
– Debe convertirse en hábito:
Empieza en casa, el niño hace aquello que ve y aunque en el
colegio hablemos sobre higiene y tengamos hábitos, no conseguiremos que forme
parte de su estilo de vida si sus padres, con su actitud y comportamiento, no
lo refuerzan. Leer más.
Es cierto que en el colegio pueden adquirir hábitos de
higiene, y es probable que estos se generalicen a los demás ámbitos de su
entorno. Para que esto ocurra, el colegio debe reunir unas condiciones mínimas
que hagan un ambiente sano.
– Materiales:
Es importante que el niño disponga de todos los útiles
necesarios para su aseo en casa: jabón, papel higiénico, cepillo de dientes,
peine, toalla… y se sienta responsable de ellos. Lo mismo ocurre en el
colegio. Si come en él, es importante que tenga una bolsa de aseo con cepillo y
pasta de dientes. Por supuesto en el colegio debe tener a su disposición siempre
papel higiénico, jabón y toalla.
– El ambiente:
En las clases debería de existir una temperatura constante,
a ser posible entre 20 y 22 grados. Y a ser posible, no solo deben ser aulas ventiladas,
sino que tiene que existir algún tipo de corriente de aire para que se vaya renovando
el ambiente.
El lugar destinado a educación física debe estar
especialmente aireado y no expuesto a temperaturas altas o muy frías. 

– Mobiliario:
Todo tiene que estar adaptado al tamaño de los niños para
que puedan usarlos correctamente: Tirar de la cadena cada vez que usen el baño,
utilizar ellos solos la cantidad necesaria de papel higiénico, tirarlo a la
papelera para evitar que se atasque, lavarse las manos con agua y jabón…
Es necesario que los niños sientan que pueden contribuir al
mantenimiento de la limpieza de la clase y la importancia del aseo (tirando la
basura en las papeleras, ordenando los objetos después de usados, evitando
beber con la boca pegada al grifo, tapándose al estornudar…)
FICHAS

 

JUEGO

 

Educación para la Salud

 

Es un proceso de presentación de la información y realización de experiencias dirigidas a influir en la conducta de los sujetos en beneficio de su salud.
EL EDUCADOR PARA LA SALUD
Aunque, por suerte la mayoría de las familias son más o menos sanas y pueden ofrecer al menor: protección, amor, respeto y límites. El papel del educador es  muy importante para fomentar la salud y educar.
  • LA EDUCACIÓN:
– Es un recurso inestimable a la hora de aportar soluciones y ayuda en situaciones difíciles.
– Es formar a la persona para que tome sus decisiones a través de la experiencia vital y con la ayuda y orientación del educador.
– Es un aprendizaje de cómo vivir.
– El conocimiento, la información y la formación a nivel comunitario serían altamente preventivos.
Se deben facilitar servicios gratuitos, eficientes y fácilmente accesibles, para formar a los profesores, pediatras, parejas jóvenes, familias… cuando el problema es aun pequeño.
Cuando haya indicios de sufrimiento en un niño hay que intervenir lo antes posible y no escudarnos en el tabú de la familia y alargar este sufrimiento.
La educación para la salud debe entender:
– De salud.
– Promoción de salud.
– Prevención de la enfermedad.
Pasos a seguir en la planificación de programas de educación para la salud:
– Identificar los problemas.
– Analizar alternativas a los problemas.
– Propuesta de objetivos.
– Asignación de recursos.
– Preparación del personal.
– Evaluación de los resultados.
  • FUNCIONES:
– Desarrollo de hábitos saludables.
– Cambio de factores que inciden negativamente sobre la salud.
– Cambios comportamentales en conductas que generan consecuencias que dañan la salud.
– Modificaciones de los estilos de vida.
– Concienciación de que la salud es un valor.
Los objetivos de los docentes son:
– Crear un ambiente positivo de aprendizaje y convivencia democrática y participativa.
– Establecer un clima de motivación para estimular la autonomía, responsabilidad y autorregulación.
– Dedicar más tiempo al aprendizaje cooperativo y fomentar la inclusión de todos.
– Promover la empatía.
– Promover la interiorización de los valores éticos.
  • FACTORES INFLUYENTES EN EL AULA
Factores individuales:
– Factores personales.
– Factores familiares.
Factores escolares:
– Centro docente.
– Singularidades del aula y material.
– Las actividades y contenidos.
– El maestro.
– La relación entre compañeros.
Factores socioculturales:
– Estereotipos culturales
– Medios de comunicación.
  • GRUPOS DE RIESGO EN LA PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN DE LA SALUD:
– Grupo de riesgo entre 0 y 6 años.
– Niños con vulnerabilidad psicosocial.
– Prematuros, discapacitados, enfermos crónicos…
PREVENCIÓN
Kaplan define la psiquiatría preventiva como un conjunto de conocimientos y habilidades para reducir en una población concreta la frecuencia de los trastornos mentales (prevención primaria), la duración de los trastornos (prevención secundaria) y la aparición de secuelas o deterioro que algunos de ellos conllevan (prevención terciaria).
Propone como aportes básicos para una vida saludable:
– Físicos: Ligados al nacimiento y al desarrollo corporal y a la salud general, a la protección frente a los agentes físicos (alimentación, viviendo estímulos, ejercicio físico…)
– Psicosociales: Referente al desarrollo intelectual y afectivo, a través de la relación interpersonal, la familia, la educación…
– Socioculturales: Relacionados con el medio social o cultural, valores transmitidos.
  • NIVELES DE PREVENCIÓN:
Prevención primaria
Promoción de la salud.
Educación sanitaria.
Psicoprofilaxis, intervención en la crisis.
Prevención secundaria
Diagnóstico precoz.
Tratamiento afectivo.
Accesibilidad y rapidez de los servicios.
Prevención terciaria
Rehabilitación y reinserción social.
  • PREVENCIÓN PRIMARIA (Factores de riesgo y de protección):
Existen 4 hábitos de salud, que suponen un obstáculo para enfermedades e infecciones:
1. Alimentación sana, una dieta equilibrada.
2. Higiene personal.
3. Ejercicio regular.
4. Renunciar al alcohol, tabaco y otros tóxicos.

Higiene en casa

Aunque en el colegio se trate el tema de la higiene, los niños tienden a hacer lo que ven, por eso la adquisición de ciertos hábitos en casa es muy importante.

Tras los primeros 2 años de vida, es el momento de inculcarles estos hábitos. Es una tarea que servirá para evitar accidentes o que contraigan enfermedades, y que exige vigilancia permanente, mucha atención y paciencia, porque son momentos de mucha carga afectiva que podrán repercutir en el desarrollo de su personalidad.
Deben ser momentos agradables, en los que hay que desarrollar la creatividad para mostrarles que es bueno estar aseado. Hay que tener cuidado con los castigos si se niegan a hacerlo, es mejor planteárselo como actividades lúdicas, juegos y canciones para que realmente quieran.
Algunos de estos hábitos importantes son:
  • BAÑARSE. Eliminaremos bacterias, suciedad, mal olor y después tendremos una sensación de bienestar. Para la hora del baño, si ya empiezan a enjabonarse solos, es bueno decirles que lo hagan por partes: primero las piernas, luego los brazos, después la tripa, así también desarrollan la idea de su esquema corporal. Para esta labor existen muchos productos especiales para ellos en el mercado (juguetes para el agua, esponjas con formas, jabones con diferentes olores…), y si solo disponemos del material común, podemos inventarnos cualquier tipo de juego con el agua que lo entusiasme.
  • EL PELO. Eliminamos suciedad y la presencia de piojos. Debe lavarse mínimo 2 veces por semana teniendo cuidado de usar un champú acorde al tipo de cabello. También deben incluir el cepillado en su rutina frente a un espejo. Aunque lo hagan con dificultad, practicarán su motricidad fina. Pueden ensayar con algún muñeco o dejarnos que nos peinen a nosotros alguna vez.
  •  LAS MANOS. Es con lo que nos tocamos la cara, los ojos, la boca, cogemos algunos alimentos, por lo que es importantísimo lavárselas constantemente en especial después de ir al baño, estornudar, jugar con animales y antes y después de las comidas. Debemos observar que se enjabonen y aclaren bien, comprobar que alcancen ellos solos al lavabo y que dispongan de jabón y toalla a su altura. Para esta tarea podemos enseñarles a hacer pompas con las manos.
  • LOS PIES. Hay que lavarlos a diario, especialmente después del ejercicio físico, y secarlos bien y sobre todo entre los dedos. Para mantener la higiene y duración del calzado conviene limpiar, cepillar y airear los zapatos con regularidad.
  • LAS UÑAS. Su limpieza evita gérmenes, bacterias e infecciones. El mejor momento para cortárselas es después del baño, pues estarán más blandas y él estará más relajado Las de las manos se recomienda cortarlas 1 vez por semana, las de los pies crecen más lentamente, por lo que se pueden cortar 1 vez al mes y en línea recta. Leer más.
  • LA NARÍZ. Limpiarla facilita la respiración y eliminamos los microorganismos filtrados. Es necesario limpiarla usando pañuelos desechables y lavarse las manos. No hurgársela y tapársela al estornudar. Es recomendable hacerlo al levantarse y antes de ir a la cama.
  • LA BOCA. Es fundamental cepillarse al menos 2 veces por día los dientes. Si se puede más, mejor, sobre todo después de cada comida y antes de acostarse. Busca siempre pastas dentales con fluoruro. Leer más.
  • LA ZONA GENITAL. Hay que enseñar a limpiarse correctamente después de ir al baño, a las niñas en concreto, a limpiar sus partes intimas de adelante hacia atrás, para que no se lleven los gérmenes del ano a la vagina y a la abertura de la uretra, lo que puede provocar infecciones.
  •  LOS OÍDOS. Hay que lavar diariamente las orejas y el oído externo con agua y jabón, evitando la entrada de agua en el oído medio, esto se consigue inclinando la cabeza hacia el lado que se está limpiando. Los bastoncillos de algodón se deben utilizar sólo para secar los pliegues, nunca para la limpieza del oído, pues empujan la cera dentro en lugar de eliminarla.
  • LOS OJOS. No deben ser tocados con las manos sucias ni con pañuelos u otros objetos. Su mecanismo propio de limpieza son las lágrimas. Si entra alguna sustancia o cuerpo extraño, lo mejor es lavarlos con un chorro de agua, sin frotarlos.
  • LIMPIEZA DE JUGUETES. Debemos enseñar a que eviten exponerse a si mismos y a sus juguetes a lugares donde se acumulen basuras, desperdicios o donde haya aguas estancadas. Y mantener su espacio y sus juguetes limpios y ordenados.
Algunos consejos y links de interés:Todopapas.com (Higiene infantil, enséñales buenos hábitos)

 

Salud dental

Visitas al dentista

  • 1ª Visita al dentista: La Academia Americana de Odontología Pediátrica recomienda hacer la primera visita al odontólogo al primer año de vida, aunque algunos pediatras sugieren hacerla cuando la dentadura de leche (compuesta por 20 dientes) esté completa, que suele ser alrededor de los tres años. Leer más. Dudas habituales sobre la 1ª visita: Leer más.
  • Todo el mundo debería ir al dentista al menos 1 vez al año. También se recomiendan visitas periódicas al dentista para hacer limpiezas y mantenimiento rutinario. Todo el mundo tiene necesidades diferentes. ¿Cuándo es recomendable visitar al dentista?.

Prevenir alteraciones bucales

Diariamente
Es fundamental cepillarse al menos 2 veces por día los dientes. Si se puede más, mejor. Busca siempre pastas dentales con fluoruro.

    • Cepillo manual:

    • Cepillo eléctrico:

  • Hilo dental:  Es fundamental. Hay que usarlo a diario. Busca hilos dentales aprobados por la Academia Dental Americana (ADA). Las bacterias que causan las caries pueden vivir entre los dientes, lugares donde las cerdas de los cepillos no llegan.

Enlaces de interés: