Higiene en casa

Aunque en el colegio se trate el tema de la higiene, los niños tienden a hacer lo que ven, por eso la adquisición de ciertos hábitos en casa es muy importante.

Tras los primeros 2 años de vida, es el momento de inculcarles estos hábitos. Es una tarea que servirá para evitar accidentes o que contraigan enfermedades, y que exige vigilancia permanente, mucha atención y paciencia, porque son momentos de mucha carga afectiva que podrán repercutir en el desarrollo de su personalidad.
Deben ser momentos agradables, en los que hay que desarrollar la creatividad para mostrarles que es bueno estar aseado. Hay que tener cuidado con los castigos si se niegan a hacerlo, es mejor planteárselo como actividades lúdicas, juegos y canciones para que realmente quieran.
Algunos de estos hábitos importantes son:
  • BAÑARSE. Eliminaremos bacterias, suciedad, mal olor y después tendremos una sensación de bienestar. Para la hora del baño, si ya empiezan a enjabonarse solos, es bueno decirles que lo hagan por partes: primero las piernas, luego los brazos, después la tripa, así también desarrollan la idea de su esquema corporal. Para esta labor existen muchos productos especiales para ellos en el mercado (juguetes para el agua, esponjas con formas, jabones con diferentes olores…), y si solo disponemos del material común, podemos inventarnos cualquier tipo de juego con el agua que lo entusiasme.
  • EL PELO. Eliminamos suciedad y la presencia de piojos. Debe lavarse mínimo 2 veces por semana teniendo cuidado de usar un champú acorde al tipo de cabello. También deben incluir el cepillado en su rutina frente a un espejo. Aunque lo hagan con dificultad, practicarán su motricidad fina. Pueden ensayar con algún muñeco o dejarnos que nos peinen a nosotros alguna vez.
  •  LAS MANOS. Es con lo que nos tocamos la cara, los ojos, la boca, cogemos algunos alimentos, por lo que es importantísimo lavárselas constantemente en especial después de ir al baño, estornudar, jugar con animales y antes y después de las comidas. Debemos observar que se enjabonen y aclaren bien, comprobar que alcancen ellos solos al lavabo y que dispongan de jabón y toalla a su altura. Para esta tarea podemos enseñarles a hacer pompas con las manos.
  • LOS PIES. Hay que lavarlos a diario, especialmente después del ejercicio físico, y secarlos bien y sobre todo entre los dedos. Para mantener la higiene y duración del calzado conviene limpiar, cepillar y airear los zapatos con regularidad.
  • LAS UÑAS. Su limpieza evita gérmenes, bacterias e infecciones. El mejor momento para cortárselas es después del baño, pues estarán más blandas y él estará más relajado Las de las manos se recomienda cortarlas 1 vez por semana, las de los pies crecen más lentamente, por lo que se pueden cortar 1 vez al mes y en línea recta. Leer más.
  • LA NARÍZ. Limpiarla facilita la respiración y eliminamos los microorganismos filtrados. Es necesario limpiarla usando pañuelos desechables y lavarse las manos. No hurgársela y tapársela al estornudar. Es recomendable hacerlo al levantarse y antes de ir a la cama.
  • LA BOCA. Es fundamental cepillarse al menos 2 veces por día los dientes. Si se puede más, mejor, sobre todo después de cada comida y antes de acostarse. Busca siempre pastas dentales con fluoruro. Leer más.
  • LA ZONA GENITAL. Hay que enseñar a limpiarse correctamente después de ir al baño, a las niñas en concreto, a limpiar sus partes intimas de adelante hacia atrás, para que no se lleven los gérmenes del ano a la vagina y a la abertura de la uretra, lo que puede provocar infecciones.
  •  LOS OÍDOS. Hay que lavar diariamente las orejas y el oído externo con agua y jabón, evitando la entrada de agua en el oído medio, esto se consigue inclinando la cabeza hacia el lado que se está limpiando. Los bastoncillos de algodón se deben utilizar sólo para secar los pliegues, nunca para la limpieza del oído, pues empujan la cera dentro en lugar de eliminarla.
  • LOS OJOS. No deben ser tocados con las manos sucias ni con pañuelos u otros objetos. Su mecanismo propio de limpieza son las lágrimas. Si entra alguna sustancia o cuerpo extraño, lo mejor es lavarlos con un chorro de agua, sin frotarlos.
  • LIMPIEZA DE JUGUETES. Debemos enseñar a que eviten exponerse a si mismos y a sus juguetes a lugares donde se acumulen basuras, desperdicios o donde haya aguas estancadas. Y mantener su espacio y sus juguetes limpios y ordenados.
Algunos consejos y links de interés:Todopapas.com (Higiene infantil, enséñales buenos hábitos)

 

Deja un comentario